El cliente no está satisfecho con tu diseño: ¿Qué hacer para convertir una situación incómoda en una oportunidad de aprendizaje?

¿Qué hacer cuando un cliente no está satisfecho con nuestro trabajo de diseño gráfico? En este artículo, encontrarás consejos prácticos para convertir una situación incómoda en una oportunidad de aprendizaje y fortalecer la relación con tus clientes.

Cuando se trabaja en el mundo del diseño gráfico, una de las situaciones más incómodas que se pueden presentar es cuando un cliente no está satisfecho con el trabajo que hemos realizado. Esto puede ocurrir por diversos motivos, desde una mala comunicación en la fase de diseño, hasta una discrepancia en cuanto a los gustos estéticos. Sea cual sea la razón, es importante saber cómo manejar esta situación de la manera más profesional posible, y aquí te explicaré cómo hacerlo.

man in blue dress shirt using macbook
Foto por Alan Navarro en Unsplash

En primer lugar, es importante recordar que el diseño gráfico es un campo altamente subjetivo. Lo que puede parecer hermoso para algunos, puede ser feo para otros. Por lo tanto, es importante establecer una comunicación clara y precisa con el cliente desde el principio, de modo que sepamos cuáles son sus gustos, preferencias y necesidades. Esto puede hacerse mediante una serie de preguntas que nos permitan conocer mejor al cliente y sus expectativas, así como mostrando bocetos preliminares del trabajo que estamos realizando para recibir retroalimentación temprana.

Ahora bien, ¿qué hacer si a pesar de haber establecido una buena comunicación con el cliente, este no está satisfecho con el trabajo final? Lo primero que debemos hacer es escuchar atentamente sus comentarios y opiniones. Es importante recordar que el diseño gráfico es un proceso colaborativo, y el cliente tiene el derecho de expresar su opinión y hacer sugerencias para mejorar el trabajo.

two women sitting on chair
Foto por Christina @ wocintechchat.com en Unsplash

Una vez que hemos escuchado al cliente, es importante no tomar sus comentarios como algo personal, y no sentirnos ofendidos por sus críticas. Recordemos que el diseño gráfico es un proceso de prueba y error, y es normal que a veces no acertemos a la primera. Debemos mantener una actitud positiva y receptiva ante las sugerencias del cliente, y estar dispuestos a hacer los cambios necesarios para satisfacer sus necesidades.

En segundo lugar, debemos ser honestos con el cliente sobre las limitaciones y posibilidades del diseño gráfico. Es importante explicarle que ciertos cambios pueden no ser posibles o viables, o que podrían afectar negativamente al diseño en general. En algunos casos, puede ser necesario explicarle los principios básicos de diseño gráfico, de modo que entienda por qué algunas decisiones se tomaron de cierta manera.

person playing magic cube
Foto por Olav Ahrens Røtne en Unsplash

En tercer lugar, es importante ofrecer soluciones al cliente para abordar sus preocupaciones. Esto puede implicar revisar el diseño, proponer alternativas, o incluso volver a empezar desde cero si es necesario. Debemos estar dispuestos a hacer los cambios necesarios para satisfacer al cliente, pero también debemos asegurarnos de que el diseño cumpla con ciertos estándares de calidad y coherencia.

Es importante recordar que el cliente es nuestra fuente de ingresos, y por lo tanto debemos tratarlo con respeto y profesionalismo. Esto significa mantener una comunicación clara y eficaz en todo momento, ser transparentes en cuanto a las limitaciones y posibilidades del diseño, y ofrecer soluciones viables para abordar las preocupaciones del cliente.

yellow smiley emoji on gray textile
Foto por Tim Mossholder en Unsplash

Además, debemos mantener una actitud positiva y proactiva en todo momento. Si el cliente no está satisfecho con nuestro trabajo, esto puede ser una oportunidad para mejorar nuestras habilidades y aprender de la experiencia. Debemos estar dispuestos a recibir críticas constructivas y trabajar en colaboración con el cliente para lograr un resultado que satisfaga a ambas partes.

Otro aspecto importante a considerar es el tiempo. Es posible que el cliente tenga un plazo específico para la entrega del trabajo, por lo que debemos ser conscientes de esto y trabajar con eficiencia para realizar los cambios necesarios en el menor tiempo posible. Además, es importante establecer expectativas realistas con respecto a los plazos de entrega, de modo que el cliente sepa exactamente cuándo puede esperar recibir el trabajo finalizado.

clear hour glass with coins
Foto por Ricardo Díaz en Unsplash

En algunos casos, puede ser necesario cobrar una tarifa adicional por los cambios realizados en el diseño. Esto debe ser acordado previamente con el cliente, y debe ser justo y proporcional al trabajo realizado. Es importante explicar al cliente que los cambios significativos pueden requerir una tarifa adicional, y obtener su aprobación antes de proceder con el trabajo.

En conclusión, si un cliente no está satisfecho con nuestro trabajo de diseño gráfico, debemos mantener una actitud positiva y receptiva, escuchar atentamente sus comentarios y opiniones, y ofrecer soluciones viables para abordar sus preocupaciones. Es importante mantener una comunicación clara y transparente en todo momento, y trabajar con eficiencia para realizar los cambios necesarios en el menor tiempo posible. También debemos ser conscientes de las limitaciones y posibilidades del diseño gráfico, y establecer expectativas realistas con respecto a los plazos de entrega y las tarifas. Al seguir estos principios básicos, podemos manejar de manera profesional y efectiva las situaciones en las que un cliente no está satisfecho con nuestro trabajo, y mantener una relación positiva y productiva con ellos a largo plazo.

Manu Esbozo

Hi! I am a passionate graphic & product designer from Málaga. My expertise lies in creating captivating brand identities and exceptional user experiences. 

2024 © Manu Esbozo. All rights reserved.